• This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
  • (57 1) 3002628

9. Argentina nuestro segundo destino para evaluar la raza Bonsmara

Contactamos a la Asociación de criadores de Bonsmara en la Argentina y su directora ejecutiva Sra. Sol Masgoret nos abrió las puertas con sus afiliados para visitar a sus afiliados. Escogimos dos fincas buscando condiciones extremas y una empresa que nos pudiese suministrar material biológico argentino.

Acordamos visitar la hacienda El Mangrullo en la parte norte de Argentina y la hacienda Portahué en el extremo sur de la pampa. Buscábamos conocer el comportamiento de la raza en condiciones difíciles para su adaptación y respuesta a preguntas que aun teníamos sobre la raza.

Igualmente contactamos a Gustavo Bo y a Humberto Tribulo, Médicos Veterinarios  quienes desde la ciudad de Córdoba habían liderado un programa de capacitación en reproducción animal a nivel de Ms. Sc. en asocio con la Universidad de Córdoba y tenían especiales lazos afectivos con Colombia a donde habían capacitado a varios Médicos Veterinarios y podían suministrarnos embriones provenientes de fincas líderes.

Volamos a Buenos Aires con Juana Carvajalino, quien tenía interés por la raza y luego a Córdoba donde con el Dr. Tríbulo conocimos las excelentes instalaciones y laboratorios del IRAC (Instituto de Reproducción Animal de Córdoba). Luego con el MV Gustavo Bó viajamos por tierra a la finca El Mangrullo en Santiago del Estero , quienes a la fecha de nuestra visita tenían unos 2.000 cabezas entre Bonsmara puro y el cruce F1 de Angus rojo y Bonsmara. Esta finca, del norte argentino,localizada cerca de Salta era lo más parecido a trópico donde podíamos ver Bonsmaras. Mapa

Don Alfredo Estevez Gerente de El Mangrullo nos acogió con la tradicional hospitalidad argentina y el Sr. Lizzi nos alojó en la bella casa ancestral de la hacienda. El clima ardiente pero seco. Llevaban 10 años con la raza Bonsmara y habían encontrado que el cruce con Angus Rojo, a nivel de F1 les aportaba especial adaptación a los rigores del norte argentino. Visitamos los principales grupos de animales y pudimos hacer todas las preguntas que teníamos sobre adaptación de la raza, peso de las crías al nacer, edad del destete, precocidad, pesos esperados a diferentes edades, edad y peso para el primer servicio, comportamiento al parto, habilidad materna, mastitis etc. etc.

Sin duda que entendernos en nuestra lengua y acogidos como hermanos latinoamericanos tanto por los argentinos, marca una diferencia favorable. Además de recibir respuesta a nuestras preguntas, nos enteramos de muchos aspectos de la organización de la raza a nivel mundial y del estilo que el Dr. Bonsma había establecido. Por ejemplo que los registros de todos los animales Bonsmara a nivel mundial, los refrendaba la Asociación Mundial desde Sudáfrica y que inicialmente los registros eran temporales y  solo se convertían en definitivos cuando los animales demostraban un comportamiento en desarrollo y reproductivo ajustado a los estándares mundiales de la raza. Que la Asociación Mundial Bonsmara no permitía que sus animales se presentaran en ferias para comparación de fenotipos y por el contrario si estimulaba que los animales Bonsmara compitieran en pruebas de campo, entre ellos y con otras razas en ganancia diaria de peso, calidad de canal, terneza de la carne etc. Que a los animales puros con registro Bonsmara Temporal, se les ratificaba a los 5 años pero igualmente si su comportamiento posterior se apartaba de los estándares de la raza, podían ser sancionados con el retiro del registro.

También que las asociaciones por países, debían reportar todos los datos de comportamiento zootécnico de los animales registrados, a la base de datos de la Asociación Mundial. Esto incluía para cada animal, Código de identificación (estilo Bonsmara) fecha y peso al nacer, tipo de parto, pesos a los 6, 12, 18 meses, fecha del primer servicio, edad y fecha del primer parto y varios más.

Fotos de nuestra visita a El Mangrullo.Argentina, Bonsmara, El Mangrullo, IRAC,